Rss Feed
  1. Hacia donde vamos...

    martes, 4 de abril de 2017

    EN las límpidas aguas del Río Ruso, miles de Salmones de Alaska luchan cada año por abrirse camino corriente arriba. Conocidos por su incansable determinación, estas grandes cantidades de salmones desafían a los jóvenes del área con atraparlos a mano. Andando en medio de los peces, el truco consiste en sostener uno de los fuertes y resbaladizos salmones solo durante el tiempo suficiente para arrojarlo hacia la orilla. Los intentos por tomar la cabeza y la boca del pez, o tomarlo por el medio, son infructuosos. La sensibilidad del pez y su enorme fuerza y agilidad impiden tener éxito con estas técnicas. Sin embargo, algunos peces terminan fuera de su rumbo, arrojados en la orilla.
    ¿Por qué algunos son atrapados y otros no? En su lucha por ir corriente arriba, el salmón muerde constantemente la cola del pez que nada delante suyo con la intención de disminuir su velocidad. Inicialmente, la cola altamente sensible del pez hace que reaccione, y al hacerlo, se queda atrás. Sin embargo, a medida que este ciclo de mordidas continúa, las colas finalmente pierden su sensibilidad. Pronto, las constantes mordidas comienzan a pasar desapercibidas. Como resultado, un joven puede agarrar un desprevenido salmón por la cola, ya insensible, y sacarlo del agua. A pesar de su gran determinación y habilidad, algunos salmones nunca llegan a su destino – en cambio, resultan atrapados y mueren en la orilla.
    Al igual que el salmón, muchos de nosotros estamos decididos a salir adelante a toda costa, a ir contra la corriente. Día tras día encontramos personas y circunstancias que nos muerden, al igual que los salmones, con la intención de que vayamos mucho más lento, jalándonos hacia atrás. Nosotros también perdemos la sensibilidad; no a las mordidas en sí, sino al propósito de nuestro viaje. Las incansables mordidas de los detractores comienzan a confundirnos y oscurecen el que alguna vez fue el gran anhelo que alimentaba nuestra pasión. Como resultado, nuestros esfuerzos comienzan a declinar. A pesar de una gran determinación y capacidad, podemos encontrarnos fuera de la corriente de la vida, muriéndonos en la orilla...

    Comentamos en grupo....


    Ves o conoces a alguien que le esté pasando esto, le están impidiendo avanzar...
    Has sentido alguna vez que te impiden avanzar....
    Te ves como un salmón...o como pez payaso en su pecera....




    No te rindas...persigue tus sueños....










    Sé tú mismo hoy...y decide quién serás mañana...lo sabes???...

    |


  2. 0 comentarios: